Actividad 10: Viticultura de Jerez

Hola a todos, en este post os voy a hablar de la viticultura de Jerez, concretamente de los injertos que se realizan en la vid. Para hablaros de esto, hemos tenido una agradable charla con el viticultor Fernando, capataz de la bodega Luis Pérez.

Durante la charla te das cuenta del inmenso trabajo que hay detrás del cultivo y cuidado de las viñas y, desde mi punto de vista, lo poco valorado que está en esta zona. No hay descanso durante todo el año y, Fernando nos cuenta, el mimo y el control con el que lleva muchas hectáreas de viñas.

También nos ha explicado muchas palabras que nacen a raíz de estas labores. Es curioso ver como existen diferentes palabras para denominar partes o procesos que se llevan a cabo en la viña. A veces era un poco complicado saber a que se estaba refiriendo porque, por un lado, mi ignorancia hacia la viña es enorme, si de vinicultura sé poco, sobre viticultura sé aún menos y, por otro lado, aprender esta jerga es como aprender un nuevo idioma, no porque sean difícil de aprender sino porque existen muchísimas, tal y como he dicho antes. Aún así voy a intentar explicar de la mejor forma posible lo visto durante esta charla.

Fernando nos comienza hablando de un insecto que se conoce como Filoxera. Este insecto es muy temido en el mundo de la viticultura, ya que hace años atrás provocó que en gran parte de Europa se arrancaran muchísimas hectáreas de viñas. De este problema nacen los injertos.

Los injertos, de forma muy resumida consiste en unir dos vides de distinta variedad de tal forma que formen una sola. El punto de unión entre estas dos plantas se realiza entre el porte de la vid, es decir, la zona donde se encuentran las raíces y mantiene a la vida fija al sustrato (suelo) y por la parte por donde brotan las ramas, flores, racimos, hojas… Os preguntaréis cuál es la finalidad de esto. Hay que tener claro que en el mundo existen dos grupos de variedades de vid principales para la elaboración de vinos: la vid Americana y la vid vinífera/Europea. Las vides americanas son resistentes a la filoxera por la parte de las raíces mientras que por la parte de las hojas es vulnerable, con la vid Europea pasa justamente los contrario. Por ello se realizaron los injertos: injertando la vid Europea en el porte de la vid americana.

En el marco de Jerez existen dos tipos de injertos más usados: El de yema y el de púa. El injerto de púa ha sido el que nos ha enseñado Fernando tanto de forma teórica como práctica.

El injerto de púa se elabora en marzo. Antes de explicarlo, Fernando nos comenta que desde que acaba la vendimia existen diferentes labores en el campo tales como la poda y el aserpiado o alumbrado. Este último cosiste en realizar zanjas en el suelo, siempre en perpendicular a la calle, con el fin de recoger todo el agua posible de la lluvia. La poda, la cual se realiza en enero, es donde se consiguen los sarmientos necesarios para realizar los injertos cogiendo los de mejor calidad.

El injerto de púa se realiza realizando en un extremo del sarmiento unos cortes de manera que se quede como en forma de cuña pero muy fina. En una parte veremos la médula y en la contraria hay que evitar llegar hasta la médula. En la imagen es la zona marrón que se ve en la zona del corte.IMG_20190211_203254

Una vez que tenemos el sarmiento de esta forma, se introduce en la vida americana gracia a que en este última, se realiza un corte transversal en uno de los extremos, de tal forma que el sarmiento de la vid europea encaja como una pieza de puzzle en el de la vid americana. IMG_20190211_193538

Finalmente, para asegurar la unión se realiza una especie de vendaje en la zona de unión. Para ello se utiliza una rafia como se puede apreciar en la imagen.

Al sarmiento de la vid europea se le pueden realizar 1 o 2 hombrillos. El hombrillo es un corte muy pequeño se realiza para apoyar el injerto de tal manera que no se introduzca demasiado en la vid americana. Sería, como una especie de tope para el sarmiento.

20190211_202636  20190211_203701 (1)

El las imágenes se ven uno y dos hombrillo respectivamente.

Una vez realizado esto ya estaría listo para plantarse en el suelo. Es importante cubrir con tierra la zona por donde se ha realizado el injerto. Esta “nueva” vid estará lista para poderse vendimiar a los 3 o 4 años aproximadamente, la cual se conducirá a conveniencia del viticultor: cordón simple, doble cordón, vara y pulgar…. La última es la más típica del Marco de Jerez.

A continuación os voy a contar mi experiencia intentando realizar un injerto. Es un proceso que cuando los ves haciéndolo a Fernando o a cualquier persona que sepa hacerlo parece muy sencillo y caes en el error de pensar que tu también puedes hacerlo sin ningún problema. Os confirmo que no es para nada fácil. Se necesita mucha precisión para realizar los cortes y luego, a la hora de realizar el vendaje y sus posterior nudo requiere de mucha habilidad. Sinceramente, hace falta una destreza y experiencia para elaborar medianamente bien los injertos. A mi me resulto casi imposible realizar el nudo que nos enseñó Fernando aunque creo que me defendí humildemente a la hora de realizar los cortes del sarmiento.

Aún así, esta charla me ha parecido muy amena y divertida. He podido aprender algo del gran mundo que hay detrás de las muchísimas labores que existen en el cuidado de las viñas. Por eso, creo que debería darse mucha más importancia a este trabajo porque realmente es un mundo aparte, además, no debemos de olvidar nunca de que el vino nace en la viña.

Para terminar decir, que las fotografías incluidas en esta entrada no son mías, sino que han sido gracias a mis compañeros. El motivo de que yo no haya realizado ninguna foto es debido a que no disponía de ninguna tecnología para realizarlas.

Anuncios

Actividad 3: Climograma D.O. Montilla-Moriles

En esta actividad vamos a ver el climograma de la D.O. Montilla-Moriles y la caracterización climática de la zona, para la cual nos hemos provisto de los datos necesarios en la web de Aemet, concretamente en la estación meteorológica situada en el «Aeropuerto de Córdoba».

MontillaMoriles Datos 1

Climograma:

Climograma Montilla-Moriles.png

Observando los siguientes datos y el climograma realizado podemos decir que se trata de una zona del hemisferio Norte, ya que las temperaturas más altas se alcanzan en el ecuador del año las cuales coinciden con la estación de verano (junio-septiembre). También observamos que existe un periodo seco comprendido entre finales de mayo y septiembre, mientras que el periodo húmedo está dividido en dos: desde enero hasta finales de mayo y, desde octubre a diciembre. Por otro lado, observando las precipitaciones vemos que se obtiene una pluviometría anual de 597 mm, la cual es adecuada para la producción de uvas de calidad (350-600 mm “Hidalgo 2002”).

En el climograma también observamos 2 parámetros que no he explicado su procedencia.

tº eficaz montilla moriles El 0 vegetativo tiene un valor de 10º C ya que es la temperatura base del crecimiento de la vid y es un dato que debemos tener en cuenta durante todo esta caracterización climática.

También aparece un término llamado Temperatura Eficaz. La Temperatura Eficaz resulta de la resta de la Temperatura Activa menos el Cero Vegetativo. Y a su vez, la Temperatura Activa es toda aquella temperatura superior o igual a 10 º C. Como podemos ver en la tabla de la izquierda, en el primer cuadrante, el cual correspondería a enero, no aparece ningún resultado, dado que su temperatura media es menor a 10ºC (9.3ºC).

La fórmula de manera más visual sería:

TºEficaz = Tº Activa – 10ºC

Estos datos nos servirán para conocer otras informaciones respecto al clima de esta zona. Pero con estos datos ya podemos comentar que el período activo de vegetación de la vid en esta zona es casi continuo ya que en todos los meses menos en enero, la temperatura media es superior a 10ºC.

Aún así, se considera que en el hemisferio norte el periodo de crecimiento de la vid viene comprendido entre abril y octubre.

Teniendo esto en cuenta procedemos a calcular la Integral Térmica Activa (Ita). Esta integral se calcula sumando las temperaturas medias diarias superiores a 10ºC durante el periodo de crecimiento. La fórmula es la siguiente:

Ita = ∑ Tº Activas (H.N.=abril-octubre H.S.=octubre-abril) * 30 (días de un mes)

Ita = 160ºC *30; Ita = 4800ºC

Este índice es algo impreciso, aunque nos dice que se necesitan valores superiores a 3100ºC para obtener una buena producción. En nuestro caso, esos valores son superiores, por lo que obtendremos una buena producción.

A continuación calcularemos la Integral Térmica Eficaz, la cual está relacionado directamente con el Índice de Winkler y Amerine. Este índice se calcula sumando las Temperaturas Diarias Eficaces durante el periodo de crecimiento de la vid (en nuestro caso abril-octubre). Fórmula:

Ite = ∑Tº Eficaces * 30

Ite = 90ºC * 30;  Ite = 2700ºC

El valor mínimo establecido por Winkler para ser una zona apta para el cultivo de la vid es de 2000ºC , al ser nuestro valor superior podemos decir que este lugar es apto.

El Índice de Winkler a su vez está dividido en 5 zonas según su resultado: frías, templadas, templadas-cálidas, cálidas y muy cálidas. Cada una de ellas nos aporta informaciones respecto al cultivo de la vid y de sus vinos. En nuestro caso, con el dato obtenido, nos encontramos en la región número V ya que el rango es mayor a 2204ºC, siendo esta zona muy cálida. A la hora de vinificar podremos realizar vinos de mesa blancos y tintos comunes los cuales pueden hacerse con variedades de acidez alta. Los vinos para postre pueden ser muy buenos. Es zona de riego, aunque en nuestro caso no haría falta ya que se encuentra dentro de los límites necesarios (350-600 mm). Las variedades tintas cultivables entre muchas otras son: Garnacha, Monastrell, Cariñán… y las variedades blancas: Palomino, Pedro Ximenez, Moscatel blanco…

Gracias a los datos que tenemos también podemos calcular la temperatura media del periodo de crecimiento conocida por la iniciales GST (Growing Season Temperature). Para calcularlo debemos de sumar la Temperatura Media durante el periodo de crecimiento de la vid y dividirlo entre los 7 meses, es decir, realizar la media de la temperatura media durante el periodo de crecimiento. El resultado es: 22,86ºC. En términos generales, para ser consideradas uvas de calidad este valor debe de estar comprendido entre 13ºC y 21ºC. En nuestro caso se excede, aunque no quiere decir que nuestra uva no vaya a ser de calidad, pero debemos de tener cuidado con posibles sobremaduraciones y falta de acidez.

Ahora vamos a estudiar la Caracterización Heliotérmica. Entre otros índices, uno que nos puede ayudar a considerar si nuestra zona es favorable para el cultivo de la vid es el Índice Bioclimático de Hidalgo. Para calcularlo necesitamos multiplicar la suma de las temperaturas eficaces durante el periodo activo por el producto de la sumas de insolación durante dicho periodo multiplicado por 10^-3 y todo esto a su vez dividido por la precipitación anual. En fórmula sería:

                          (∑Tº Eficaces*30) * (∑ Horas Insolación * 10^-3)                                               IBH =      ———————————————————————————–                                                                                                    Precipitación Anual

En nuestro caso el resultado que nos da es de: 9,03. Esto nos indica que nuestra zona es favorable ya que los valores para estas características están comprendidos entre 5 y 25, siendo 15 el valor óptimo.

Otro aspecto a tener en cuenta es la Caracterización Hídrica de nuestra zona. Para ello vamos a usar el Índice Hidrotérmico de Branas, Bernon y Levadoux. Este índice, establece una relación entre las temperaturas y las lluvias y nos indica la predisposición de una región al desarrollo del mildiu. Se realiza mediante la multiplicación de la suma de la Temperatura Media Mensual por  la precipitación mensual de los meses de abril y agosto, ya que son los meses que se consideran fundamentales para las necesidades hídricas de la vid. Fórmula:

IB = ∑ (Tº media mensual * mm mensual)

branas montillasmoriles

Al ser nuestro resultado inferior a 2500, este índice, nos dice que el ataque del mildiu esta zona es nulo.

En conclusión final y mirando estos factores, podemos decir que la zona de la D.O. de Montilla-Moriles es apta para el cultivo de la vid, como ya sabíamos anteriormente, aunque ahora tenemos algo de más conocimiento de por qué esta zona es buena para el cultivo de esta planta.

Resultado de imagen de do montilla moriles

Actividad 2: Factores de los que depende el cultivo de la vid y cata «Bodega Callejuela».

1. Factores de los que depende el cultivo de la vid.

Los factores que nos indican dónde podemos o no cultivar la vid son fundamentalmente la temperatura y precipitación, es decir, los factores climáticos, aunque existen más elementos como la insolación, humedad, cercanía al mar, etcétera pero son de «menor importancia».

La vid tiene unas necesidades básicas de temperatura que oscilan entre los 10º y 20º C. Mientras la planta se encuentra dormida o en reposo vegetativo estos límites pueden ser menores pero una vez que la planta se «despierta» se deben mantener los valores dichos anteriormente. Sin embargo, cuando comienza la maduración del fruto la temperatura debe se sobrepasar los 16ºC aproximadamente para que exista una maduración óptima.

El otro elemento clave que debe darse para el cultivo de este vegetal es que exista una precipitación óptima, aunque la vid no es un ser vivo que necesite de grandes cantidades de agua. La precipitación más beneficiosa oscila entre los 500 a 600 mm (litros de agua por metro cuadrado de agua) al año, aunque en lugares donde la precipitación puede ser menor existen laboreos que ayudan a retener el agua como «el aserpiado» típico del marco de Jerez o sistemas de regadíos. En el caso de exceso de lluvia, con la posibilidad de crear encharcamiento, favorece el ataque de hongos a la vid.

La vid también necesita una buena insolación por lo que se orienta de tal manera que se pueda aprovechar de la mejor manera posible los rayos de sol. Los cambios moderados de temperatura respecto el día a la noche son beneficiosos, por lo que es positivo su cercanía al mar ya que este regula las temperaturas.

Por otro lado, los factores edáficos o del suelo no son tan importantes a la hora de querer plantar una viña, ya que gracias a muchos siglos de investigación y de prácticas hemos podido labrar el suelo a nuestro antojo pudiendo convertir un erial en un terreno cultivable para nuestras preferencias. Como podemos ver por ejemplo en esta noticia: Crear un ecosistema ‘de la nada’ para producir vino ecológico donde leemos que consiguió desalinazar 4 hectáreas de terreno y plantar un viñedo.

Por último, teniendo en cuanto los factores dicho anteriormente, especialmente la temperatura y precipitación, nuestro cultivo de la vid también vendrá afectado según el tipo de variedad que queremos plantar, ya que cada variedad tiene unas características especiales. Para ello, podemos usar, entre otros índices, el Índice de Winkler.

2. Cata de Vinos «Bodega Callejuela».

El lunes 12 de noviembre pude realizar la cata de tres vinos de la Bodega Callejuela situada en Sanlúcar de Barrameda, Cádiz. Todos ellos elaborados con la variedad de uva Palomino. A continuación pondré una breve valoración de cada uno ellos:

«Las Mercedes de Callejuela»

vino-las-mercedes-de-callejuelaPago: Añina. Vino: Blanco. Graduación Alcohólica: 12% vol.

Visual: Amarillo pajizo, oro nuevo, con una brillantez media.

Olfativa: Plátano, melocotón… Intensidad media.

Gustativa: Equilibrado, baja acidez, elegante.

 

 

«Soleras del Almacenista, crianza biológica» 

DO Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda.

2691.jpg

Añada: 2014. Vino: Manzanilla. Graduación Alcohólica: 16% vol.

Visual: Amarillo pajizo, dorado, con una brillantez media.

Olfativa: Intensidad media, almendra, mantequilla.

Gustativa: Untuoso, redondo, sápido.

 

 

«Blanquito» Manzanilla Pasada.

blanquito1DO Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda.

Añada: 2014. Vino: Manzanilla. Graduación Alcohólica: 15% vol.

Visual: Amarillo dorado, con una brillantez media.

Olfativa: Almendra, manzana.

Gustativa: Sápido, seco, postgusto largo.